Macbook Air con chip M1 o con Intel: ¿cuáles son las diferencias y similitudes?

14-Nov-2022

Bien saben los usuarios de Apple que una búsqueda histórica de la marca de Cupertino ha sido la de lograr independencia respecto de otros fabricantes. Con su propio sistema operativo y hasta un software original para sus ordenadores (que incluye plataformas como Itunes, Iphoto o el navegador Safari), la compañía de la manzana ha ido dando pasos importantes en la generación de un ecosistema auténtico que recientemente se agrandó aún más con una apuesta definitiva: sus propios chips.

Hoy conviven en el mercado las Macbook Air con los chips M1 y las que cuentan con un procesador Intel. Y si bien no hay sustanciales diferencias si mirás ambos equipos desde afuera, a la hora de analizar el rendimiento podemos notar algunas cuestiones que vale la pena remarcar.

El procesador, la primera ventaja del M1

Apple dio un golpe arriba de la mesa con un procesador propio, que se integra dentro del chip M1 y cuenta con diferentes componentes como la GPU o el Numeral Engine. Este desafío tecnológico presenta una ventaja concreta y casi obvia en un primer análisis: el M1 fue desarrollado estrictamente para trabajar con el software creado por la misma empresa, por lo que su rendimiento respecto del Intel es muy superior. El resultado es que utiliza menos recursos para realizar algunos procesos que, por consiguiente, se completan en menos tiempo. Esto queda de manifiesto, por ejemplo, con programas como el Final Cut, que con una Macbook Air con Intel era casi imposible de usar, pero que con la que cuenta con el M1 se puede utilizar de forma efectiva. Si vamos a los números, la propia Apple informa que el equipo que tiene el M1 puede procesar video casi 4 veces más rápido que el que tiene Intel. Si hablamos de imágenes, esto se convierte en 7 veces más rápido. Todo esto se logra ya que el CPU es 3,5 más veloz con M1 que con Intel.

Podés usar apps de Iphone o Ipad

Otra ventaja que vale la pena marcar: el chip M1 te va a permitir utilizar aplicaciones desarrolladas para iPhone y iPad en tu propio equipo con macOS. Esto se produce ya que la arquitectura del chip es muy parecida a la de los procesadores de tipo A que se integran en iPhone y iPad.

¿Ruido? ¡A donde vamos no necesitamos eso!

Dos palabras: eficiencia energética. El M1 permite una menor disipación del calor, lo que se traduce en que mientras los equipos con procesadores Intel necesitan un ventilador para regular la temperatura, los nuevos con el chip original de Apple no.

Como liberan una menor cantidad de calor, usan un sistema de refrigeración pasiva mediante componentes de cobre que mueven el calor hacia las rendijas de ventilación.

Este tecnicismo tiene una ventaja práctica en el día a día: al no tener ventilador, los equipos con M1 no generan ningún tipo de ruido. Así que podés olvidarte de ese molesto sonido que se cruza con tus pensamientos en el medio del trabajo o mientras estás jugando. 

Hola a la verdadera autonomía

Con los M1, Apple redujo un 75% del consumo de energía respecto de los equipos con procesador Intel. Esto se traduce en una autonomía muy superior de estos ordenadores: se calcula que las Macbook Air M1 ofrecen hasta 18 horas de reproducción de video y 15 de navegación a través de internet inalámbrica, contra las 12 horas de reproducción de video y 11 de navegación web de los equipos con Intel. Una ventaja notoria que los usuarios venían reclamando mucho en los últimos años.

Cuestiones parecidas

En cuanto a los aspectos comunes entre ambos equipos tenemos que decir, por un lado, que el diseño exterior no ha sufrido grandes modificaciones. Estéticamente las nuevas Macbook Air M1 son iguales a sus hermanas mayores con procesador Intel. Algo a todas luces buscado para mantener una lógica entre ambos productos y que el salto (y las dudas que este puede generar) quede disipado en un análisis rápido.

Por otra parte, hay que destacar que ambos equipos mantienen la misma lógica respecto de una cuestión que los usuarios mencionan a menudo: la cantidad de puertos. La Macbook Air M1 sigue trayendo los dos puertos USB-C y un jack de 3,5 mm, lo que en concreto obliga a muchos usuarios a agregar un hub adaptador para conectar otros dispositivos que utilizan en el día a día.

 

Podemos concluir que las Macbook Air M1 entregan un mejor rendimiento que aquellas que tienen el procesador Intel. A la hora de analizar los precios no se perciben tantas diferencias prácticas pero cuando indagamos en estos temas que venimos describiendo, nos encontramos con que los ordenadores con M1 terminan siendo más convenientes ya que por un precio parecido otorgan mejores prestaciones, más autonomía y una notoria eficiencia en lo que tiene que ver con el gasto energético.

Otras notas de interés

USB 4.0 vs Thunderbolt 4: diferencias y similitudes

USB 4.0 vs Thunderbolt 4: diferencias y similitudes

Sin lugar a dudas estamos hablando de las dos principales tecnologías en lo que a conectores de alta velocidad se refiere. Y al mencionar los dos estándares, nos encontramos con una contraposición...