Guía básica para una buena iluminación en tus fotografías

10-Feb-2022

Es simple: sin luz no hay foto. Y por eso se convierte en un factor tan importante en la fotografía. Dominarla es lo que todo fotógrafo necesita para explotar su creatividad y crear resultados únicos.

¿Cuáles son las variables de la cámara que inciden en la iluminación de la foto?

  • Diafragma: Es un dispositivo interno del lente que se abre para dejar entrar más luz al sensor. Se lo denomina “f” y a mayor número, menos luz entra.
  • ISO: sensibilidad del sensor: Podemos subirlo para aumentar el ingreso de la luz, pero a mayor número, más granulada sale la foto.
  • Velocidad de obturación: es el tiempo que permanecerá abierto el diafragma permitiendo el ingreso de luz . A mayor velocidad menos luz ingresa, pero permite congelar imágenes en movimiento. 

Una vez regulados y equilibrados esos 3 componentes, si aún falta luz o si queremos obtener un efecto diferente dando mayor relevancia a determinadas zonas de la imagen, recurrimos a la luz artificial. En este caso, nos enfocaremos en el flash externo y los accesorios necesarios para controlarlo: radio transmisores y receptores.

Por qué sumar un flash externo

El flash incorporado a la cámara siempre se dispara desde la misma posición y en la misma dirección a la cámara. Puede producir el efecto de los ojos rojos, crea una luz dura y directa.

Un flash externo logra fácilmente una mayor potencia, lo que permite cubrir superficies más amplias, un manejo remoto para jugar con la iluminación, una posición y hasta una dirección diferente a la propia cámara. También podés usarlo para rebotar la luz contra diferentes superficies como paredes y sombrillas.

Cómo elegir un buen flash de mano: características principales

Sistema TTL

Un flash con modo TTL es más cómodo, ya que es la propia cámara la que realiza la medición y le comunica al flash la potencia de luz que necesita (es por eso que se lo llama también “automático”). Pero si buscás un tipo de iluminación en particular, el modo manual te resultará mucho más útil.

Número de guía

Es un indicador de la potencia del flash. La regla principal es que a mayor número de guía mayor capacidad tendrá el flash para añadir luz a la escena.

Cabezales móviles y con zoom

Un cabezal móvil o rotatorio permite dirigir el flash cuando está sobre la cámara o usarlo como rebote para modelar la luz a tu gusto.

Los cabezales con zoom sirven para adaptar el ángulo de destello y dirigirlo en función de la distancia focal que necesitas. A distancias cortas el ángulo necesita ser más amplio para cubrir mayor superficie, pero si tenés un objetivo el ángulo deberá ser más cerrado.

Tiempo de reciclaje

Indica cuánto tarda el flash en recargar su potencia. Esto te ayudará a saber el momento en el que está en condiciones de emitir otro destello. Cuanto más rápido sea, mayor productividad lograremos.

Velocidad de sincronización

La velocidad máxima de sincronización del flash con respecto a la cámara dependerá de esta última. Para trabajos más profesionales y con mayor demanda, será necesario sumar un flash con funcionalidad HSS incorporada.

Cómo manejar un flash externo: disparador remoto

Los disparadores por radio frecuencia son los más usados en exteriores e interiores para cubrir grandes superficies. Con solo colocar un emisor en la zapata de la cámara y un receptor en el flash, emitiremos una señal que llega cuando presionamos el obturador. No solo es más práctico porque evita el uso de cables, sino que ayuda a reemplazar las iluminaciones y flashes de estudio más costosos.

Características de un disparador de flash remoto

Cualquier disparador básico te permitirá enviar la señal de disparo desde la cámara hacia el flash, para que el equipo pueda emitir el destello de luz. Esto te habilita a realizar cambios en el flash también de forma remota.

Los disparadores automáticos TTL son útiles cuando se trabaja en situaciones en la que la luz cambia constantemente, cuando se tiene que cubrir deportes y todo evento que implique que el sujeto cambie su posición con respecto al flash.

Tanto los receptores como los flashes deben soportar el modo TTL para que todo funcione. Podés elegir un disparador capaz de trabajar con cualquier marca, ya que hay modelos que solo son compatibles con flashes de la misma empresa que los ha creado.

Si no sos un experto en iluminación, el sistema TTL es ideal, ya que solo deberás planificar cada posición de flash y sincronizar los disparadores remotos con la cámara. De esta forma, la cámara es la que realizará las mediciones de luz.

Pero si sos de los que prefieren realizar su propia configuración, los disparadores inalámbricos traen por defecto el modo manual disponible, así que no tendrás problemas a la hora de personalizar cada toma.

El receptor de radio

Otro accesorio fundamental que habilita la comunicación entre el flash y el radio transmisor. Muchos flashes lo traen incluido, pero si no es el caso, deberás colocar un receptor en tu flash para realizar disparos remotos. De ser así, hay que verificar que tu radio transmisor sea capaz de disparar con un flash que ya tiene un receptor integrado. Verificar su compatibilidad es fundamental para que no se realicen gastos innecesarios.

Para lograr una buena iluminación en tus fotografías será fundamental invertir en un flash externo que pueda aportar la luminosidad que se necesita. Los radio transmisores y los receptores son excelentes para regularlo a tu medida y obtener los mejores resultados.

Otras notas de interés

USB 4.0 vs Thunderbolt 4: diferencias y similitudes

USB 4.0 vs Thunderbolt 4: diferencias y similitudes

Sin lugar a dudas estamos hablando de las dos principales tecnologías en lo que a conectores de alta velocidad se refiere. Y al mencionar los dos estándares, nos encontramos con una contraposición...